Consulta nuestro Archivo anterior

subscribete: Entradas

¿Por qué la reforma educativa está contra los maestros?

3 comentarios

Rigoberto Martínez Escárcega

El 10 de diciembre de 2012 el Ejecutivo Federal ingresa al Congreso de la Unión una iniciativa de reforma al artículo tercero de la Constitución de los Estados Unidos Mexicanos. De forma inmediata fue aprobada en comisiones y en el pleno de la cámara de diputados y senadores con modificaciones intrascendentes por la mayoría de todos los partidos políticos (PRI, PAN y PRD).

Con una celeridad extraordinaria se turnó la iniciativa de reforma a los Congresos de las distintas entidades federativas del país, de tal forma que, en los primeros días del mes de enero del 2013, ya estaba siendo discutida y aprobada. Es de esperarse que para finales del mes de enero la iniciativa de reforma al artículo tercero constitucional entre en vigor un día después de haber sido publicada en el diario oficial de la federación. ¿Por qué tanta premura en una reforma que afecta de forma sustancial la propia definición del Estado Nación? La respuesta se antoja sencilla: porque la reforma al artículo tercero constitucional en realidad no es una reforma educativa, sino una reforma laboral que afecta de forma significativa la estabilidad laboral del magisterio.

 

La incertidumbre laboral

 

La reforma constitucional establece la creación de un servicio profesional docente encargado de regular el ingreso, la promoción y la permanencia de los profesores de educación básica y media superior. A la letra dice: “

 

Adicionalmente, el ingreso al servicio docente y la promoción a cargos con funciones de dirección o de supervisión en la educación básica y media superior que imparta el Estado, se llevará a cabo mediante concursos de oposición que garanticen la idoneidad de los conocimientos y capacidades que correspondan. La ley reglamentaria de este artículo fijará los términos para el ingreso, la promoción, el reconocimiento y la permanencia en el servicio.” Es claro que el Estado va a condicionar no sólo la contratación sino también la permanencia en el servicio docente. Cobra forma un cambio de paradigma laboral, se pasa de la estabilidad a la incertidumbre laboran. Los docentes antiguamente tenían una plaza base producto de un contrato colectivo, que garantizaba la permanencia en el servicio y ciertas condiciones de seguridad social que le daban derecho a una serie de prestaciones como servicio médico, pensión por jubilación o años de servicio entre otros. A partir de esta reforma los docentes tendrán que ser contratados de forma temporal, condicionando su empleo a una serie de criterios empresariales y políticos. El desempleo y la incertidumbre laboral es el nuevo fantasma que ronda en el magisterio.

La evaluación como instrumento de control

 

La reforma constitucional le otorga facultadas plenipotenciarias al Instituto Nacional para la Evaluación de la Educación (INEE), para evaluar a todos los elementos que integran el sistema educativo nacional. A la letra dice: “El Instituto Nacional para la Evaluación de la Educación será un organismo público autónomo, con personalidad jurídica y patrimonio propio. Corresponderá al Instituto avaluar el desempeño y resultados del sistema educativo nacional en la educación preescolar, primaria, secundaria y media superior.” Es evidente que la evaluación se reduce a la medición, y que la medición de los aprendizajes se convierte en un mecanismo de control político. La Secretaría de Educación Pública se deslinda de la evaluación y le deposita esta tarea tan importante a un Instituto que va a poner al magisterio en la picota pública. Los resultados de los exámenes estandarizados van a seguir siendo un medio para denostar al magisterio, ignorando las terribles condiciones de explotación, pobreza, desempleo, inseguridad, corrupción, impunidad y desigualdad social que padece la inmensa mayoría del pueblo de México.

 

El maestro fichado

 

Se establece la creación de un Sistema de Información y Gestión Educativa, con el propósito llevar a cabo un censo nacional escuela por escuela, maestro por maestro, para tener un control más riguroso del magisterio. A la letra dice: “…durante el año 2013 el Instituto Nacional de Estadística y Geografía realizará un censo de escuelas, maestros y alumnos, que permita a la autoridad tener en una sola plataforma los datos necesarios para lo operación del sistema educativo y que, a su vez, permita una comunicación directa entre los directores de escuela y las autoridades educativas”. Es decir, que el INEGI establecerá un archivo electrónico individual para cada maestro y para cada escuela, con acceso público vía internet, para mantener bajo un riguroso control al magisterio. Se quiere mejorar la educación aumentando desmesuradamente el trabajo burocrático.

 

Mucho trabajo y poco salario

 

La reforma propone adecuaciones al marco jurídico para establecer escuelas de tiempo completo, en donde los maestros tienen que trabajar el doble de la jornada laboral en las mismas condiciones salariales. A la letra dice:

“Establecer de forma paulatina y conforme a la suficiencia presupuestal escuelas de tiempo completo con jornadas de entre 6 y 8 horas diarias, para aprovechar mejor el tiempo disponible para el desarrollo académico.” Los maestros de educación básica con nombramientos de 20 horas, tendrán que laborar 40 horas semanales sin ver de forma efectiva aumentos a su salario base. Esto es un atentado directo a los derechos laborales del magisterio.

 

El SNTE: de cómplice a contestatario

 

Los caciques que tienen secuestrado actualmente al SNTE (léase Elba Esther Gordillo y sus secuaces), primero firmaron y promovieron la Alianza por la Calidad de la Educación en el gobierno de Felipe Calderón, en donde se establecieron todas las políticas educativas que actualmente contempla la reforma constitucional y, ahora resulta que se oponen en algunos cuantos detalles a la reforma del artículo tercero constitucional que está imponiendo el nuevo grupo en el poder. Resulta inverosímil que los caciques del SNTE primero atacaron al magisterio apoyando la reforma a la ley del ISSSTE y a las políticas calderonistas, y pronto quieren defenderlo. El SNTE convocó a última hora al magisterio del todo el país a que se ampararan contra la Reforma Laboral, cuando la Coordinadora Nacional de los Trabajos de la Educación (la disidencia magisterial) lo ha estado haciendo desde que se hicieron públicas las intenciones de dicha reforma en el gobierno de Felipe Calderón. Es claro que los dirigentes del SNTE quieren desinformar y desorientar al magisterio sobre las implicaciones laborales de la reforma al artículo tercero constitucional para desactivar una verdadera resistencia nacional al atraco que nuevamente está padeciendo el magisterio.

 

A la calle a defender el empleo y la soberanía nacional

 

La reforma educativa del actual grupo en el poder tiene como centro de ataque al magisterio. Se desconfía de los docentes de educación básica y media superior. Se pretende condicionar el ingreso, la promoción y la permanencia en el servicio docente. La incertidumbre laboral se apodera del magisterio. Para llevar a cabo dichos mecanismos de control, se dota al INEE de facultadas constitucionales para evaluar al magisterio, y convertir los resultados de las evaluaciones en política pública. También se atenta contra las condiciones salariales del magisterio al aumentar la jornada de trabajo sin retribución alguna. La reforma educativa no sólo afecta los intereses gremiales del magisterio,

también atenta contra la soberanía nacional, subordinando el modelo educativo mexicano a los criterios que impone el gran capital a través de los grandes organismos financieros.

 

El magisterio tiene que salir a la calle, a las plazas públicas, a educar en la lucha popular defendiendo sus derechos laborales y la soberanía nacional. Los caciques del SNTE también son los enemigos del magisterio que pretenden desinformar, desorientar y mediatizar cualquier tipo de resistencia a la reformas al artículo tercero constitucional. El triunfo de la lucha del magisterio tiene que buscar resonancia en el movimiento de los obreros, de los campesinos, de los colonos y sobre todo del movimiento de los indígenas zapatistas en Chiapas que han resistido a la lógica del capitalismo planetario desde abajo, con coraje y dignidad.

Juárez, Chih., a 14 de enero de 2013.

 

 

Leave a Reply